Cuando el tiempo pase factura
Proponer un relativismo ateo en la educación es un riesgo muy costoso.