La formación espiritual de cada día
Nos acerca a Dios y nos cura de nuestras enfermedades interiores.