Menu

El Evangelio meditado



Aquel que no tenga pecado, tire la primera piedra
Santo Evangelio según san Juan 8, 1-11. Lunes IV de Cuaresma

Meditación para hoy



Adulterio: infidelidad de corazón
Una aventura amorosa extramatrimonial puede hundir la felicidad de la familia
Tantas cosas me distraen de confiar en el Único que me ha dado todo
Santo Evangelio según san Juan 5, 31-47. Jueves IV de Cuaresma

Enséñame a vivir
Enséñame a amarte más ayunando o ayudando.

Necesito tu fuerza, Señor
Dame la gracia para perseverar en el amor hasta el final.

Tengo sed
Busco seguirte sinceramente a pesar de mi fragilidad.

Tengo sed
Busco seguirte sinceramente a pesar de mi fragilidad.

Por tu amor seré
Yo no temeré y por siempre te serviré...

Por tu amor seré
Yo no temeré y por siempre te serviré...

Madre
Guárdanos en tus ojos, métenos en tus manos (Poema).

¿Quién es feliz?
¡Haznos a todos bienaventurados! Haz resonar en nuestro interior el clamor de tu voz.

Ilumíname
Ilumíname, hazme feliz en tu presencia (poema)

No temeré, te seguiré
Poema para el III domingo del Tiempo Ordinario

Hablar con Dios en lo sencillo
Oraciones fáciles, tan fáciles, que se pueden hacer con pocas palabras.

Oraciones para una pausa en la vida
Señor, en estos instantes de pausa te agradezco el don de la vida que me has dado.

La conciencia, una guía en tu camino
Actúa siempre de cara a Dios

Con Maria, durante la Pascua
Feliz Pascua para ti, recibe de tu Madre un abrazo grande, apretado, intenso y todo mi amor, hijo de mi alma.

Deja un momento tus ocupaciones habituales y dedícate algún rato a Dios
Y ahora, Señor, mi Dios, enseña a mi corazón dónde y cómo buscarte, dónde y cómo encontrarte.

Quiero orar mejor, pero ¿cómo?
Orar es dejar que el amor hable, es un lenguaje aparte y especial

Oración por el Papa
Oh Jesús, Rey y Señor de la Iglesia...

La confesión, el sacramento incomprendido
Muchos católicos han deformado la visión del sacramento de la Reconciliación.

María en la vida oculta de Jesús
Una vida humilde y oscura a los ojos del mundo puede irradiar el amor y la paz de Cristo.

La confesión, el sacramento incomprendido
Muchos católicos han deformado la visión del sacramento de la Reconciliación.

María, una mujer inmensamente feliz
Tenía a Dios, y, a quien tiene a Dios, nada la falta. Tu también puedes ser como Ella.



Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!