Menu


Al personal de la salud: Nuestra gratitud y admiración
Solidaridad y confianza por encima de los miedos e ignorancia


Por: Redacción | Fuente: Catholic.net



El personal de la salud está en primera fila atendiendo los casos del Coronavirus. Hay padres y madres de familia que también son doctores, enfermeros/as y que también tienen a sus hijos en casa, viéndose en la necesidad de que algún familiar vea por ellos mientras asisten a su trabajo.

También ellos tienen que ir en algún momento a comprar sus víveres al supermercado. Muchos utilizan los servicios públicos de transporte para llegar a sus puestos de trabajo.

Ha llamado la atención el testimonio de algunos de estos héroes de la salud donde expresan su desconcierto, frustración y hasta tristeza por el modo como las personas responden a las indicaciones de la autoridad civil sobre el aislamiento, la distancia social y... la ignorancia.

Que haya personas que bajen del transporte público a un servidor de la salud humillándolo, por temor e ignorancia, o que a una enfermera que después de dejar a sus hijos al cuidado de un familiar reciba un baldazo de agua por parte de uno de los vecinos, por temor o ignorancia, o que los familiares de un paciente agredan violentamente a médicos y enfermeros/as porque no les importa seguir los protocolos necesarios de salud que sigue el hospital por el bien de todos, por temor o ignorancia, o que haya personas que tengan la certeza absoluta de que todo esto es una invención, que no existe el virus, que todo es una exageración y complot universal, por temor, ignorancia y hasta superstición, nos hace ver cuán lejos está un sector social del auténtico humanismo cristiano.

Las paradojas lamentables se dan cuando estas mismas personas que hoy agreden, tendrán que ser atendidos por las mismas personas a las que agredieron.



Llamó la atención la entrevista que un medio de comunicación le hizo a una persona en pleno centro de la ciudad donde vive, cerca de la central de transporte público. Se ven personas caminando con cubrebocas, y esta persona ahí está, de pie, atendiendo a otros. El medio de comunicación le pregunta por qué no usa cubrebocas. ¿La respuesta? Yo no creo en eso, por lo tanto no me va a afectar.

Hay gente bien informada que ha tomado las medidas necesarias para cuidarse y cuidar a otros. Pero también hay gente a la que nada de esto le importa. Y ahí van a estar los héroes de la salud, atendiendo a quien lo necesite.

Por eso, y especialmente en este tiempo, nuestra admiración, respeto y solidaridad a todo el personal de la salud. Cuentan con nuestras oraciones y con nuestro apoyo para hacer que su trabajo sea valorado. Dios los bendiga.







Compartir en Google+




Consultorios
Reportar anuncio inapropiado |