Menu


El tiempo para amar
El amor se demuestra en las cosas pequeñas del día a día.


Por: LCF Francisco Peralta Dávalos - LCF Anahí Ruvalcaba Ortíz | Fuente: Catholic.net



Uno de los mayores retos que se tienen en la actualidad es el pasar tiempo con la persona que amamos. Resultan cada vez más comunes los casos donde las parejas encuentran complicaciones para poder pasar tiempo juntos; el trabajo, las distancias, estudios, distintas actividades y compromisos nos demandan tiempo, el cual es un recurso limitado que tenemos pues todos de manera indiscriminada contamos con 24 horas al día que tendremos que adaptar de acuerdo a nuestras necesidades.

Dentro de los prematrimoniales nos hemos encontrado con parejas donde, por ejemplo, uno de los novios vive o trabaja en la zona norte de la ciudad, mientras el otro en la parte sur, lo que implica que los días en que se veían tenían que pasar por lo menos una hora de traslado o verse en algún punto intermedio para poder tener un poco más de tiempo para convivir en pareja. Otro caso muy común es el que se presenta cuando uno de los novios además de trabajar o encontrarse en dirigir algún proyecto, está realizando algún estudio de posgrado lo que le demanda mucho tiempo y normalmente ese tiempo se ve recortado al que se solía pasar en pareja. Son muchas las parejas que incluso terminan la relación por alguna situación de esta naturaleza.

Sin lugar a duda, algunos de los escenarios de los que hemos descrito pueden mejorar con el matrimonio, ya que tendremos el beneficio de vivir en el mismo hogar, lo que nos puede ayudar a aumentar el tiempo de convivencia como pareja. Pero eso no nos asegura que sea de esa manera pues los deberes, obligaciones y diversas circunstancias que nos pueden requerir de tiempo siguen surgiendo a lo largo de nuestra vida.

La pregunta sería ¿cómo lograr mantener unida y sólida nuestra relación a pesar de las demandas y circunstancias que nos presenta el mundo actual? La respuesta la podemos tener principalmente en dos elementos que serán fundamentales a considerar para lograr el éxito en nuestra relación:

Ser celosos con el tiempo de pareja



Si bien es cierto que muchas de las cosas que nos demandan tiempo no las podemos modificar a voluntad, por ejemplo, no podemos dejar de trabajar el día de mañana con el pretexto de pasar más tiempo con nuestra pareja pues con ello perderíamos la posibilidad de llevar el sustento a nuestro hogar. Sin embargo, también es cierto que existen momentos en nuestras agendas diarias en los que nosotros podemos hacer algo al respecto, donde nosotros podemos decidir sobre nuestro tiempo y es ahí donde tendremos que ser bastante celosos de cuidar y darle prioridad al tiempo de pareja. Así mismo, esta práctica tendrá que ser básica incluso cuando lleguen los hijos al hogar, recordemos que la base de la familia se encuentra en la pareja y tenemos que cuidar de ella.

Tiempo de calidad

No basta con “pasar tiempo” juntos, el tiempo que dediquemos a la pareja tendrá que consistir en una convivencia real y diálogo profundo. Es muy fácil creer que con simplemente estar juntos es suficiente; comer o cenar juntos, platicar sobre cuestiones prácticas del día a día, revisar pendientes, etc. La realidad es que el tiempo auténtico de pareja es ese donde nos encontramos uno con el otro y nos redescubrimos constantemente. El tiempo de calidad es conversar con la pareja sobre nosotros, sobre los sentimientos que tenemos unos sobre el otro, sobre los proyectos que tenemos hacia el futuro y sobre los recuerdos que tenemos de nuestra relación. Pero el tiempo de calidad en la pareja no es sólo eso, también es el realizar actividades juntos como el viajar, ir al cine, practicar algún deporte, etc. Seremos nosotros los encargados de “sacar jugo" a los momentos en los que podamos estar con nuestra pareja y no sólo dejar que el tiempo pase desapercibido, recordemos que el tiempo es limitado y por más trillado que nos pueda sonar, la realidad es que el tiempo no regresa.

Baltasar Gracián decía que “Lo único que realmente nos pertenece es el tiempo. Incluso aquel que nada tiene, lo posee”. En la medida en que descubramos la importancia que tiene el tiempo para nuestra relación de pareja podremos capitalizar este recurso a nuestro favor. El amor se demuestra en las cosas pequeñas del día a día y esas cosas pequeñas las podremos llevar a cabo en los momentos que nosotros decidamos que es el tiempo para amar.









Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |