Menu


Anacleto: beato y acejotaemero
Patrono del laicado mexicano.


Por: Salvador I. Reding Vidaña | Fuente: Catholic.net



Anacleto González Flores, el beato mártir mexicano por defender su Fe durante la persecución religiosa de los años veinte en México, ha sido nombrado como patrono de los laicos mexicanos, y esto ha sido oportunidad recordar su imagen y su papel en la Asociación Católica de la Juventud Mexicana, la ACJM. En esta organización de la Acción Católica Mexicana, tuvo un destacado papel en el apostolado y defensa de la Iglesia, y en general, de los derechos civiles de los mexicanos.

La ACJM había nacido el 13 de agosto de 1913, como una organización apostólica de la Iglesia. Creció a lo largo y ancho del país, y en Guadalajara fue fundada por Anacleto, que le dio gran impulso. Dentro de ella, tuvo un gran desempeño como líder, como maestro y como orador, y fue también su promotor en otras ciudades de Jalisco. Con su ejemplo, muchos de sus compañeros acejotaemeros lideraron y hablaron a favor de la Iglesia perseguida.

Para los jóvenes militantes de la ACJM a lo largo de todos estos años, la figura de Anacleto González Flores ha sido ejemplo sin igual, quizá el modelo del joven católico militante por excelencia; inspirador de maestros, oradores y periodistas católicos, de líderes religiosos, sociales y hasta políticos, que han pasado por las filas de la ACJM.

El libro “Tú Serás Rey”, de Anacleto, fue el gran inspirador de muchos acejotaemeros, como libro de cabecera para la acción “Por Dios y por la Patria”, lema de la ACJM, inscrita en su bandera con el escudo oficial. En la dedicatoria como autor, Anacleto consagró este libro a Cristo Rey, y lo dedicó a su familia, “y a las jóvenes y los jóvenes de La Cruzada Femenina por la Libertad y de la A.C.J.M.” Escribió que su libro era uno de osadía, y dijo que “grande osadía se necesita ya para llegar a ser santos”. Y él mismo fue ejemplo de osadía cristiana.

A través de la historia de la Iglesia en México del siglo XX, la ACJM tuvo un gran papel apostólico y de formación de juventudes. Cuando en Jalisco Anacleto la inició y convivió en ella, participó intensamente en la defensa de la libertad religiosa ante la persecución de los gobiernos “revolucionarios”, tanto en Jalisco (bajo su liderazgo) como en las diócesis en donde existían sus grupos. Muchos de sus militantes tuvieron también participación directa e indirecta en las zonas de la guerra cristera.



Amén de los muertos en combate cristero, muchos acejotaemeros fueron martirizados en esa terrible y negra época de la historia de México. Dentro de la lista de los mártires canonizados por haber dado su vida en esa persecución, muchos eran miembros de la ACJM, como Anacleto.

No se puede concebir la historia acejotaemera sin que la imagen, enseñanza y ejemplo de Anacleto González Flores aparezcan en primer plano. Para todo militante y exmilitante de la ACJM este mártir de la era cristera, es no solamente un ejemplo de vida, sino un gran, inmenso orgullo. Es “nuestro” Anacleto.

El grito católico ante los enemigos de la Iglesia en México, de “¡viva Cristo Rey!”, fue de Anacleto y sus seguidores una constante, y las últimas palabras antes de morir de estos mártires. Junto al mismo, se agrega el de “¡viva la Virgen de Guadalupe!”. Estos gritos se han repetido a lo largo de la historia de México hasta nuestros días. Y como de Anacleto, son motivo de orgullo y lemas vivos del catolicismo mexicano.

Al ser asesinado Anacleto, sus últimas palabras fueron, tras perdonar a sus verdugos, las de “yo muero, pero Dios no muere ¡viva Cristo Rey!” Y como sucede en muchos martirios de líderes que tratan de ser acabados, el de Anacleto, en vez de ser una voz silenciada por los asesinos, se convirtió en miles de voces en defensa de la Fe. Muchos de los escritos de su intensísima labor periodística, son en estos tiempos de gran valor y actualidad.

El ser nombrado Anacleto (el “Maistro Cleto” para sus seguidores y alumnos), como patrono del laicado mexicano, ha sido gran motivo de alegría para todo militante y exmilitante de su (y nuestra) querida ACJM, en la que tuvo tanta acción ejemplar a favor de Cristo Rey. 



____________

(*) Exdirigente nacional de la ACJM.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!