Menu


El desprecio incitado cobra factura
Debemos propiciar el diálogo de la verdadera tolerancia, de la convivencia, y en realidad, de la caridad, del amor.


Por: Salvador I. Reding Vidaña | Fuente: Catholic.net



Siembra odios y cosecharás tempestades, humanas. Y la historia del hombre está llena de esos casos. Y en ellos se ataca a otros, por razones desde familiares, de clase social, raciales, y hasta religiosas y políticas. Sucede a todos los niveles. Desde el desprecio sembrado entre miembros de una misma familia, por la causa que sea, desde la envidia hasta la lucha de herencias.

Cuando el mundo se enfrenta, atónito, a una masacre declarada por su autor como causada por el odio, por el desprecio racial, dicha reacción no debería de sorprenderlo. No es que no se duela, sino que debería ya haber aprendido que el manifestar desprecio de cualquier razón hacia otros, considerados no sólo diferentes, sino inferiores, malignos o simplemente despreciables tendrá malos resultados. Violencia.

Como digo, nada es nuevo bajo el sol en estos casos. Efectivamente los casos de desprecio, con el culmen de odio, se han dado una y otra vez. Y el mundo no aprende, y como no aprende a evitarlos, pues se repiten.

En un caso “clásico”, y en país considerado como civilizado, Alemania, un loco carismático, mentiroso y manipulador, Adolfo Hitler, logró el odio nacional contra los judíos, y la consecuente indiferencia ante la persecución y el despojo de sus ciudadanos de raza judía, luego llevados hasta un holocausto intentando desaparecerlos de la faz del país y luego de la tierra.

Reclamar, a tiempo y a destiempo (ante hechos consumados) a dirigentes del mundo que siembran el desprecio, la discriminación y el odio (como extremo), es justificado y necesario. Contrarrestarlo siempre ha sido muy difícil, pues las personas-conciencia-social, se enfrentan a la gran capacidad de convocatoria de los sembradores del desprecio y el odio.



Aunque a la mayoría de la gente, en términos subjetivos, les parecen mal la discriminación, el odio y el desprecio en general, quienes hacen llamados a la razón se enfrentan a que, en la práctica desgraciadamente, la mayoría de las personas justifica algunos de esos casos, y por tanto las acciones de quienes convierten esos sentimientos perversos en ataques a las víctimas de esas descalificaciones.

Mientras algunas personas se quejan y hasta protestan en sus entornos sociales o más allá si les es posible, de los casos graves de odio, sobre todo, la mayoría de las personas no se preocupa por cambiar la cultura del desprecio, la discriminación y el odio en esos entornos familiares, sociales, académicos y políticos. Y hasta les parecen normales, parte de la vida.

El desinterés por exigir respeto digno en vez de desprecio a otros hace que terribles violencias no llamen la atención, como lo han sido las masacres de cristianos (por el sólo hecho de serlo) que ha llevado a cabo el autollamado Estado Islámico, o las guerras de genocidio, que groseramente pasan desapercibidas ante muchos, quienes se consideran gente de bien.

Es crítico, por el bien de la humanidad, en términos generales y del propio entorno, que se combatan esas vociferaciones y acciones contra terceros por las razones citadas, que eduquen a los hijos e influyan en personas cercanas a evitar la violencia verbal de desprecio, y las propias acciones físicas de violencia, pero comenzando por uno mismo.

Mientras la persona no cambie su escala de valores, de respeto a los demás, la conciencia de que ante Dios todos somos iguales en dignidad, no podrá influir realmente en terceras personas, y en especial las más cercanas, pues deberán ver el ejemplo personificado de lo que se predica.



No hay duda alguna de que los discursos, los comentarios que destilan odio contra otros, tienen consecuencias, sea a nivel internacional, interracial, interreligioso, como a nivel local, comunitario y hasta familiar. El acoso llamado bullying inicia como verbal, para ser luego de violencia física.

Para evitar este pago de facturas, que luego se revierten contra sus originadores, debemos, como padres de familia, como personas influyentes o líderes sociales, religiosos o políticos, propiciar el diálogo de la verdadera tolerancia, de la convivencia, y en realidad, de la caridad, del amor que debemos tener los unos con los otros, tal como Jesús nos lo pide.





Compartir en Google+
También te puede interesar





Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!